Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

Respuesta a Diego Cañamero

Carta de respuesta a Diego Cañamero

En unas manifestaciones publicadas por el señor Diego Cañamero en el Diario El Mundo el 21/06/16 se lee: con tres meses llegó al cortijo La Abundancia, de los Pareja-Obregón, en la marisma sevillana de Isla Mayor (entonces Villafranco del Guadalquivir), donde su padre era el mayoral. Y el señor Diego Cañamero acusa: "Yo he vivido Los santos inocentes. Con cinco años los señoritos me llevaban de perro a recoger las aves que cazaban. Era enero y me metía en el agua con escarcha a las siete de la mañana" y añade "Empecé a los ocho años, cobrando 30 pesetas al día por trabajar de sol a sol espantando con un palo a los pájaros en los planteros de arroz para que no se lo comieran".

Ejerzo mi derecho de réplica:

En los años 60 en la finca de La Abundacia pastaban los toros de Concha y Sierra y el padre del señor Cañamero fue empleado como vaquero, por lo que se le asignó vivienda dentro del cortijo donde vivía con su esposa y su hijo. La escuela de Villafranco del Guadalquivir (ahora Isla Mayor) estaba a unos dos kilómetros y asistian con normalidad los hijos de otros empleados del cortijo. Otra parte de la finca estaba dedicada al cultivo de arroz y por aquellos años las faenas se hacian a mano por lo que se generaba muchos jornales.

En mi familia estamos orgullosos de la relación que hemos tenido siempre con los empleados en la ganadería y trabajadores del campo de La Abundancia, de Los Cerros, de La Alegría, y así lo pueden atestiguar las familias de los fieles Ricardo y Lucas, de Benito Quinta, Pepe “de la Vaquera”, de José el guarda, de Diego el mayoral… Buenos hombres de Aznalcazar, de Gines, de La Puebla, de Gerena. No se corte y pregunte usted por ellos señor Cañamero.

No entiendo como a una familia que dió trabajo a su padre puede usted (intentar) ofenderla  de esa manera tan torticera y con tanto odio reconcentrado.

Dice usted poco más o menos que fue maltratado por tener que cobrar los pájaros que mataban los señoritos. Estos señoritos a los que usted se refiere eran mi padre y sus hermanos Joaquin, Juan de Dios y Manuel, supongo.

Mire señor Cañamero, usted nació en1956, igual que yo. Y la verdad sea dicha yo no lo recuerdo haciendo “de perro” como afirma por una sencilla razón: "el perro" era yo. 

Desde que tengo recuerdos tanto mis primos Joaquín, Juande, Martín, Diego, mi hermano José María y yo mismo hemos sido los que hemos ido de cacería con nuestros padres y los que hemos "cobrado" siempre los pájaros. Nosotros los hijos de “los señoritos” hemos sido los que nos hemos metido en el agua y en los fangales, y nos hemos arañado con las zarzas, los que hemos pelado los pajaros con las manos heladas y los que hemos sido a mucha honra los “perros” de nuestro mayores. Y no una vez ni dos, sino años y años, disfrutando con nuestros primos y nuestros padres.

De hecho señor Cañamero mi oido izquierdo es testigo sordo de lo que le escribo, demasiados tiros desde muy pequeño.

Tengo la misma edad que usted señor Cañamero. Y yo no lo recuerdo a usted, ni ninguno de nosotros. Así que no vaya usted haciendo demagogia barata a costa de quien le ofrecío un empleo a su padre, el cual nos merece todo nuestros respetos y cariñoso recuerdo.

Señor Cañamero: es usted un desagradecido (por no decir un embustero).


10 comentarios:

  1. El perro era Yo, le responde magistralmente mi hermano Celso a Diego Cañamero. Con esa respuesta y fechando y datándo los tiempos como lo has hecho, has devuelto la dignidad a un intento de quitarla. Viva la madre que te parió que es la mía y el padre que la ayudó que es el nuestro!!!!!!!. Mis respetos a Cañamero, pero que verifique esas andanzas. Por lo demás, nada contra El, pero cuando tocan lo mío me pongo a investigar, ah y soy de izquierdas pero lo que más tengo es el orgullo de mi casta!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mí lo último que me provoca este resentido es respeto.

      Eliminar
    2. Yo no me voy a poner a su altura Gusy, el nos ha faltado el respeto y yo no se lo faltó a el. Quizás ahí esté la diferencia.......

      Eliminar
    3. Tu hermano Celso le ha contestado como se merece, doña Lourdes, es un embustero, y yo añado que un resentido, un desagradecido y un indecente.

      Eliminar
    4. Claro Gusy, la respuesta de Celso es la única y magnífica respuesta. No hagas parecer que yo estoy diciendo lo contrario.- ;-)

      Eliminar
  2. muy bien, ya está bién que nos vengan con tanta milonga,

    ResponderEliminar
  3. Con tu permiso lo voy a compartir.

    ResponderEliminar

Para hace comentarios libremente has de tener una cuenta de Google: loquesea@gmail.com
Solo se tarda un minuto, si acaso.
GRACIAS COLEGAS.