Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

Toulouse


Mi hermana Lourdes escribe:

En avión Sevilla y Toulouse están separadas por hora y media de vuelo, hora y media donde cruzas la Península Ibérica y los pirineos para aterrizar al sureste de Francia en un valle del río Garona donde se mezclan cuatro microclimas: el mediterráneo norteño, los vientos atlánticos que se instalan por la atracción de la cadena montañosa pirenaica (a una hora en automóvil de la ciudad), los fríos norteños y polares y la templanza del sur… de todos los sures.

Es una ciudad industrial y trabajadora, multiracial y monumental, es una ciudad absolutamente francesa, europea, tranquila, con una serenidad que ha llamado mi atención ansiosa.
En el hospital donde nació Juan, mi nieto, hospital semi-privado, todo el personal está tranquilo y es muy profesional, esa es la impresión que me llevé, aunque ha decir verdad no frecuento hospitales… pero es que en el mercado de Víctor Hugo -que aunque tiene ese nombre tan fino es una plaza de abastos- y los mercados si los frecuento, pues allí me dio la misma impresión que en el hospital, nadie levantaba demasiado la voz y los vendedores y vendedoras gordos y flacas tenían una elegancia innata y te hablaban como cantando y madame y las gracias y bonjour y todas las urbanidades habidas y por haber.
Tiene la ciudad un canal, el de Minime que le da a la city un encanto de agua y de verde que la cruza, y el Garona es un río parecido al Guadalquivir, de hecho la fría mañana que llegué tan temprano, por la ventanilla del taxi mi cara (asustada-asombrada) veía como pasábamos de un tramo de pisos y edificios altos a cruzar el puente sobre el río para desembocar en casas muy francesas…"estamos ya en Triana ", pensé…

He visto iglesias frías y maravillosas y la catedral de Saint Ettiene que no se parece en nada a la de Sevilla, es más tenebrosa fría y seria, pero bellísima y antiquísima, casi todas las casas y edificios toulousianos son de ladrillo visto rojo, de modo que el sol mucho más bajo y piadoso que el nuestro le da a la ciudad una luz rosada, si, me lo advirtieron pero ya lo he visto, Toulouse es rosa; el sol allí se pinta del burdeos más cercano.

Hace un frío de bajoceros pero también me pareció un frío tranquilo, te abrigas y no lo notas, la lluvia es quedita siempre, me lo dice mi hija, allí los chaparrones fieros son extraños, llovía un día y la gente no llevaba paraguas, abrigos y gorros, que modernos, que tranquilos, los bebés en sus carritos como si nada y mucha gente serena por sus calles…
Diréis y con razón que todo me parece tranquilo allí, pero si cuento las impresiones que me traigo no puedo mentir, es lo que vi, lo que he sentido.

La comida de allí me encanta porque soy mujer que me gusta todo lo que engorda… todo… aunque vengo de vuelta con los pantalones que se me caen porque no he parado. El pan la leche los quesos el vino la mantequilla los cruasanes -¡aayy los cruasanes esooss!-, la carne roja y el salmón (porque otro pescado no he visto).

El metro no es tan maravilloso como el de Madrid, que es un mundo aparte, es un metro activo de llegadas rápidas y sencillo. La ciudad tiene un tamaño similar a Sevilla o algo menor. La noche en Noviembre cae de plomo a las cinco de la tarde y las gentes se refugian en sus casas muy confortables o en los cafés que son maravillosos, por cierto, se sientan en la puerta del café bajo un toldo y a bajocero, fuman y charlan en ese frío tan fino y no se asustan de el. En la calle un agüita nieve a la que nadie le echa cuenta.
Me ha gustado esa ciudad tan rosa, tan apacible tan trabajadora y a la que ha ido a nacer mi tesoro… ¡Toulouse!


Intolerancias Alimentarias (2)


“Intolerancia” por Histaminosis Alimentarias

Ya hemos hablado de las Intolerancias a la Lactosa y al Gluten y de las Alergias alimentarias reconocidas como enfermedades por toda la comunidad médica mundial y sus repercusiones en el organismo, su correcto diagnostico y  tratamiento, con protocolos aprobados por las Sociedades Científicas, con gran información al respecto en la literatura médica y por la Medicina Basada en la Evidencia.

Actualmente se están llevando a cabo estudios encaminados a demostrar la relación existente entre la ingesta de determinados alimentos y ciertos síntomas que padecen un gran número de pacientes. Estos síntomas suelen ser de aparición lenta e insidiosa de larga evolución y de difícil catalogación dentro de una enfermedad de causa orgánica conocida:

Astenia, cansancio exagerado, ánimo decaído, dolores musculares inexplicables, rigidez y dolor articular, sensación de agotamiento crónico, falta de aire y asfixia, dolores de cabeza y de cuello, mareos y vértigos, molestias gástricas con gases y digestiones pesadas, nauseas, dolores intestinales cólicos, diarreas o estreñimiento, retención de líquidos y edemas, dificultad para perder peso, eccemas, dermatitis, urticarias, caída del pelo… todos estos síntomas y algunos otros se pueden englobar en varios diagnósticos médicos que se suelen realizar por exclusión, no por demostración biológica u orgánica, y se engloban dentro de las determinadas “patologías psicosomáticas” en las cuales influyen tanto el entorno psico-social-laboral como el estrés y la ansiedad subyacente en dichos pacientes. A saber:

  • Fibromialgia.
  • Síndrome de fatiga crónica.
  • Síndrome de Intestino o Colon Irritable.
  • Síndrome de Ansiedad.
  • Cefaleas tensionales. Jaquecas. Migrañas.
  • Dispepsias gástricas.
  • Dermatitis y Urticarias idiopáticas.
  • Alopecias…


Todos estos diagnósticos se pueden aplicar a los síntomas antes descritos.
Por eso un gran número de médicos y analistas están realizando estudios que relacionen de una manera evidente y fácilmente demostrable la ingesta de alimentos con estos síntomas y estos diagnósticos. Y resumiendo explico que estos estudios se basan en la histamina, una hormona/encima que está presente en todos los tejidos del organismo y que interviene en multitud de procesos, sobre todo en los alérgicos.

Pero su teoría novedosa es que aparte de desencadenar procesos alérgicos agudos, la histamina producida en exceso en el tubo digestivo por la ingesta de determinados alimentos - ya sean ricos en histaminas o favorecedores de su liberación a sangre-  es capaz de producir otros tipos de reacciones “no alérgicas”, llamadas “sensibilizantes” o “intolerantes”.

Este tipo de reacciones de histamínosis alimentaria no alérgicas (HANA) serían las responsables de muchos casos de obesidad que no responden a los tratamientos, así como de las patologías antes referidas.

Por eso han puesto en marcha unos análisis o Test de Intolerancia Alimentaria en sangre, mediante el cual miden la “sensibilidad” o capacidad que tienen los alimentos de producir o liberar histamina y las reacciones químicas subsiguientes que originan los síntomas “patológicos”. Reconozco humildemente que no se cual es la técnica con la que se llevan a cabo dichos análisis, por lo que se las puedo explicar.

Los alimentos que con mayor frecuencia se asocian a “sensibilidad alimentaria” son:

              Leche,
              Pollo, Cerdo.
              Trigo, Maíz, Cebada, Centeno, Soja.
              Pescado.
              Marisco.
              Huevos.
              Tomate.
              Cacahuetes, Nueces.
              Chocolate.
              Levadura.
              Cítricos.
              Café.

Y por supuesto el objetivo es demostrar que retirando de la dieta los alimentos que den “positivo” en los análisis se mejoran y hasta desaparecen la mayoría de estos síntomas y enfermedades.

Tal como ellos lo dicen, pues yo lo cuento…

PD: Espero que estos artículos de Intolerancia, Alergia y Sensibilidad a los alimentos de sea de vuestra utilidad.

Alergias alimentarias


En Medicina llamamos Alergia a una reacción desmesurada del sistema inmunológico o defensivo que se inicia ante determinadas sustancias provocadoras o “alergenos”. Estos alergenos pueden desencadenar varios tipos de respuesta del organismo, desde una reacción generalizada fulminante y grave a pequeñas molestias localizadas en la piel.


Las puertas de entrada de los alergenos pueden ser:

  1. Por la vía respiratoria al respirar el inhalar partículas de polen y esporas vegetales o de hongos, ácaros del polvo y de la humedad, productos químicos, caspa y pelos de animales.
  2. A través de la piel, por picaduras de insectos, sobre todo las abejas y las avispas, inyecciones de medicamentos, contacto con metales y fibras vegetales, productos químicos en forma de cremas o cosméticos.
  3. Por vía digestiva, fundamentalmente tras la ingesta de medicamentos como la Penicilina o la Aspirina y de ciertos alimentos, casi siempre son las proteínas de los alimentos las que desencadenan la reacción alérgica.

Lo que caracteriza a las alergias en contraposición a las “intolerancias” es que el proceso alérgico puede ser confirmado en el laboratorio por medio de análisis específicos que ponen de manifiesto los mediadores que actúan en estas reacciones: se cuantifican los glóbulos blancos (eosinófilos y basófilos) y las Inmunoglobulinas (IgE, IgG) que reaccionarán con los “alergenos” produciendo sobre todo histamina y otras sustancias químicas que son las “culpables” de los molestos y a veces muy dañinos síntomas de las alergias.

Los síntomas mas característicos de las alergias a los alimentos suelen ser:

  • Síntomas locales: Inflamación y edema de los labios, lengua, faringe, ojos, picor de garganta.
  • Digestivos: dolor abdominal, nauseas, vómitos, retortijones, diarreas, a veces sangrado digestivo…
  • Respiratorios: moqueo nasal, tos, pitos y dificultad respiratoria… a veces broncoespasmo y asma que precisan asistencia médica inmediata.
  • Generalizados: aparición de urticarias con ronchas, manchas, eccemas, sequedad de piel, picores, malestar general, hipotensión, a veces shock anafiláctico de extrema gravedad.

El estudio de las Alergias en general y de las alimentarias en particular ha de ser realizado por los especialista Alergólogos. Estos realizaran pruebas específicas tanto por medio de análisis de sangre (RAST) como por Test Cutaneos con mínimas cantidades de alergenos sospechosos. Los laboratorios están investigando en pruebas muy eficaces para el diagnostico de las alergias a los alimentos.

Los alimentos que han demostrado ser mas alergénicos son los siguientes:

  • Leche de vaca y todos los alimentos que contengan proteínas de la leche de vaca, que son muchos. No confundir con la intolerancia a lactosa ya explicada. Esta alergia se da sobre todo en niños cuando abandonan la lactancia materna.
  • Huevo. En este caso a la clara de huevo o albúmina. Muchos preparados alimenticios contienen albúmina.
  • Frutos secos. Cacahuetes sobre todo, pistachos, almendras, nueces…
  • Algunos pescados y Mariscos. Las proteínas de los mariscos causan gran cantidad de alergias en adultos.
  • Frutas como los melocotones, kiwis, plátanos, fresas, etc.
  • Alergia a las proteinas de la Soja y de algunos cereales.
  • Alergias a conservantes y colorantes de los alimentos.


Resumiendo
Las Alergias Alimentarias no tienen nada que ver con las “intolerancias a alimentos” que tan de moda están ahora.
Si usted cree que puede tener algún tipo de alergia a alimentos debe acudir a su médico.
Existen pruebas para diagnosticar eficazmente las diferentes clases de alergias y los alimentos que las producen.
Si cree que es alérgico a algún alimento debe suprimirlo de su dieta y acuda al médico.
Existen tratamientos eficaces para los diferentes tipos de alergias que deben ser prescritos siempre por un Alergólogo.

Continuaré con las “histaminosis alimentarias”…



Intolerancias Alimentarias (1)


Debido a la gran demanda que se ha creado –sobre todo entre personas con sobrepeso y “enfermas” de patologías muy diversas- en torno a los diversos análisis y test de “intolerancias a los alimentos” existentes en los laboratorios voy a intentar aportar un poco de luz en este articulo para solventar tantas dudas y tanto desconocimiento del que soy testigo día a día en mi consulta.

De hecho no es nada extraño que muchos pacientes que acuden a consultarme ya vengan predispuestos con su propio “diagnostico” y casi con una “solución” terapéutica a sus diversos síntomas clínicos ya sea sobrepeso “refractario” a dietas, todo tipo de molestias digestivas, inflamación y dolor abdominal, gases, digestiones lentas, estreñimiento o diarreas (“colon irritable”), jaquecas o migrañas, cansancio y astenia, dolores musculares y articulares, fibromialgia, fatiga crónica, problemas de la piel, eccemas, dermatitis, ronchas, caída del pelo, insomnio, ansiedad angustia y desesperación…

Estos pacientes piensan y así lo expresan o lo sugieren que todos su síntomas son debidos a que deben ser “intolerantes” a ciertos alimento que son los culpables de todos y cada uno de sus síntomas; por eso demandan que se les realice el análisis de “intolerancia a los alimentos” por medio de los cuales el médico les informará de cuales son los alimento que no debe ingerir y así se curará de todos sus males, perderá peso sin esfuerzo y se encontrará mucho mejor que antes. ¡Toma ya!

Es bueno que un paciente confíe en una terapia por extraña que parezca. De esa manera se producen bastantes “curaciones” a veces de forma inexplicable. Yo soy de los que cree que la mente tiene poder sanativo de procesos psicosomáticos variados. Lo he visto con mis propios ojos. Por ese motivo yo adopto una actitud positiva y abierta ante estos pacientes que vienen ilusionados o esperanzados con que por el solo hecho de dejar de ingerir ciertos alimentos van a mejorar sus dolencias, pero siempre intento que lo vean desde el prisma de la Ciencia y la Medicina.

Desde los principios de la Medicina Hipocrática (460 a.C.) se conocen el poder sanatorio de ciertos alimentos y plantas, pero también se sabía que no a todas las personas les producen los mismos efectos los alimentos describiendo algunos casos de asfixia tras la ingesta de frutos secos. Durante muchos siglos se pensó que las alergias eran consecuencia mas de “malos humores” internos que de reacciones ante agresiones externas. En los siglos XVI y XVII ya se describían con exactitud cuadros de erupciones y urticarias graves tras la ingesta de leche de vaca y de pescados. Es a finales del siglo XIX y el XX cuando de verdad se comienza a entender la Inmunología y el mecanismo fisiológico de las Alergias, los Alérgenos y la Autoinmunidad.

Por eso, una vez que los pacientes me han referido todos sus síntomas y han sido correctamente explorados, he repasado los estudios que me aportan de los diversos médicos que han consultado antes que a mi, he visto los análisis y he conformado una historia clínica y un Juicio Clínico previos… es el momento de darles mi sincera opinión al respecto. A saber:

Lo primero que tenemos que tener clarísimo es que los alimentos son fuente de salud, de energía necesaria para la vida y todos están constituidos por los mismos “ingredientes”: Hidratos de Carbono, Proteínas y Grasas, unidos a fibras vegetales o animales a vitaminas y minerales y a mas o menos agua. Ningún alimento por sí mismo es perjudicial para la salud. Son las enfermedades heredadas o adquiridas de nuestro cuerpo las que requieren cambios en nuestra dieta para sobrellevarlas mejor. Ejemplo: la Diabetes produce déficit de insulina, aumento de glucosa en sangre y daños en algunos órganos sensibles a los niveles elevados de glucosa en sangre. Conclusión: los diabéticos deben de restringir los azucares de su dieta, además de hacer el tratamiento médico.

Pero volvamos a las “intolerancias”. Hay dos enfermedades que debemos descartar ante cualquier paciente que nos refiere trastornos de tipo digestivo en relación con determinados alimentos. Son:

1)Intolerancia al Gluten o Enfermedad Celíaca. El Gluten es una proteína vegetal que se encuentra en varios cereales sobre todo en el trigo. Es una patología Autoinmune y produce síntomas desde la infancia con trastornos muy conocidos y estudiados por los Pedíatras. Lo normal es que el paciente celíaco conozca su enfermedad desde pequeño. El Gluten es usado en panadería y bollería y en la industria de los alimentos preparados como proteína apelmazante. Son raros los casos de diagnostico en personas adultas. el diagnostico se debe hacer con análisis de sangre específicos y sobre todo con endoscopia y biopsia intestinal.



2) Déficit de Lactasa o “Intolerancia a Lactosa”. La lactosa es el azúcar natural de la leche de los mamíferos. Es un disacárido formado por dos moléculas, una de Glucosa y otra de Galactosa. Los humanos, como mamíferos que somos sintetizamos Lactasa -la encima necesaria para digerir a la Lactosa- en las paredes del intestino delgado en grandes cantidades desde el nacimiento y la infancia y su síntesis va decayendo con el paso de los años. Si por alguna enfermedad se produce un déficit en la cantidad de Lactasa fabricada se producen varios cuadros clínicos muy bien conocidos y estudiados desde la antigüedad:

  • Deficiencia congénita de Lactasa. Se diagnostica en el recién nacido. Muy grave. Extremadamente raro.
  • Deficiencia primaria de Lactasa. Genético. Se diagnostica en la infancia. Muy raro.
  • Deficiencia secundaria de Lactasa: producida por otras patologías que afectan a la mucosa gástrica e impiden la fabricación o síntesis de Lactasa: Infecciones graves gastrointestinales, enfermedades crónicas del intestino delgado, tratamientos agresivos con antibióticos, tumores y tratamiento con radio o quimioterapia… Casi siempre reversible.
  • Malabsorción o Intolerancia a Lactosa del adulto: es un déficit de Lactasa asociado a la edad o a otros factores como ingesta de medicamentos analgésicos, aspirinas, antibióticos, alcohol en exceso, drogas, malnutrición, etc… Suele ser reversible.



Estas dos últimas causas son las mas frecuentes diagnosticadas por los médicos. El diagnostico es fácil. Los pacientes con déficit de Lactasa refieren síntomas muy específicos cuando toman lácteos (leche, postres lácteos, natas, mantequillas, helados, quesos...): malas digestiones con distensión abdominal, gases, flatulencias, dolores cólicos, ardores, retortijones, diarreas/estreñimiento, a veces erupciones cutáneas… 

El diagnostico es fácil de realizar y concluyente pues existe varias métodos para cuantificar si la síntesis de Lactasa es adecuada o no. En los niños se realizan Test Genéticos y estudio de heces. En los adultos basta con una simple prueba de Sobrecarga de Lactosa (50 gr) en ayunas y se miden los niveles de Glucemia en sangre a los 30, 60 y 120 mn. Si existe cantidad suficiente de lactasa aumenta la glucemia de forma significativa pues es convertida en glucosa absorbible. Al contrario si la cantidad de lactasa es insuficiente no se produce absorción ni elevación de glucosa en sangre. También se puede medir tras la ingesta de lactosa el Test de Hidrógeno expirado, que es producido en abundancia por bacterias intestinales ante la presencia elevada de lactosa. En ambos casos se suele hacer un test de confirmación por medio de una endoscopia y una biopsia de intestino delgado.

Como es lógico en ambos casos de Enfermedad Celíaca por Intolerancia al Gluten o en el Déficit de Lactasa los síntomas mejoran espectacularmente al quitar de la dieta tanto los alimentos que contengan Gluten como aquellos con Lactosa.

Resumiendo y antes de entrar en la materia de las “Intolerancias a los alimentos”:

No son ninguna novedad estas dos alteraciones tan bien conocidas y estudiadas. Lo que ocurre es que se está creando una confusión entre las verdaderas intolerancias con causa fisiológica y algunos “Test de Intolerancia a alimentos” o de “Alergias alimentarias” y de “Liberación de Histaminas” que son los que diseccionaremos en el próximo capítulo, pues son los que están dando origen a tanto fraude y tantas falsas esperanzas…

Continuaré…


Arturo Pareja-Obregón de los Reyes.

Mi primo Arturo es un genio. Y no lo digo metaforicamente. Si yo entrara en su casa y de pronto lo viera salir de una lámpara entre una espiral de humo azul, me quedaría tan tranquilo. Porque, repito: Arturo Pareja-Obregón de los Reyes es un Genio.

El más pequeño de los hijos de mi tio Manolo tuvo al nacer el regalo de los dioses del Arte y la Magia. Heredero de la sangre mágica de Los Reyes de su madre Carmen y de El Arte de su padre Manuel. Mamó lo que tenía que mamar para ser hoy lo que es: músico de cámara de los músicos, artista de los artistas, compositor de melodías transgresoras e irrepetibles, voz de voces en amalgama de soniquetes flamencos, de llantos de gospel, de fraseo de jazz, de tristeza de blues, de románticas baladas, de delicados valses, de lo que a Arturo le de la real gana pues como os digo: Arturo es un Genio.

Nacido el 9 de julio de 1964 en una Sevilla que se desempolvaba de muchos años de silencios, mi primo creció escuchando un piano soberbio por ritmos flamencos y cantes de ida y vuelta mientras los mejores artistas flamencos de entonces arrancaban jirones de piel de sus gargantas cantado las sevillanas y fandangos que componía mi tio Manolo. 

A los cinco o seis años nos sorprendió a todos arrancandose por fandangos con una voz melodiosa y una entonación sinigual. No era que cantaba bien, sucedía que cantaba como los mismísimos ángeles. Y podía cantar el mismo fandango tres o cuatro veces seguidas, cada vez diferente y cada vez mejor.

Aunque yo soy mayor que Arturo justo nueve años, he tenido la suerte de criarme junto a el. Mi tio Manolo y mi padre fueron inseparables toda su vida. Como eran los pequeños de los hermanos (Joaquin, Juan de Dios, Pilar, Celso y Manolo) siempre anduvieron juntos tanto en Sevilla como en la playa. Desde que se casaron fueron a veranear primero a Cartaya y al poco tiempo a El Rompido. Arturo casi nace allí (por días). En ese mundo idílico crecimos juntos entre fangos, mosquitos, cangrejos y música. 

Desde que muy joven me dí cuenta de que mi primo Arturo era un Genio he procurado no separarme de el. Y como un hermano mayor siempre he estado a su lado. He sido testigo de los acontecimientos mas importantes de su vida tanto de los tristes como de los alegres. He sido su confidente y a veces su consejero. Nos hemos corrido juergas, hemos reído y hemos llorado juntos. He de reconocer que los más emotivos y mágicos momentos musicales que he vivido (y he estado con muchos músicos excepcionales) la mayoría han sido junto a mi primo Arturo.

Inolvidables caminos rocieros en familia, acampando junto a una candela con una guitarra como única compañera contra el frío relente y la voz de mi primo cantandole bajito a la Virgen del Rocío hasta darnos cuenta que al poco tiempo estábamos rodeado por decenas de personas que mudas asistían a esa oración continua por sevillanas.

Muchas tardes y noches en Las Carmen de El Rompido, -esa casa donde el piano sonaba gracias a mi tio Manolo de la más flamenca manera que un flamenco soñara- disfrutando tantas horas junto a Arturo escuchando sus ensayos y sus improvisaciones, sus geniales locuras instrumentales, donde a veces lo he visto transfigurarse en pianista de antiguo Cabaret Parisién o en el negro que tocaba en el Café de Rick de Casablanca, o en el mismísimo Arturo Pabón mezclado con Chick Corea, en Rubinstein, Chopin...

Y que decir de la joyas que grabó con Sony siendo solo un chaval, dos discos inmejorables llenos de poesía y de música buena. El doble disco de sevillanas que compuso su padre. El disco de "Sevilla"... En internet y You Tube tiene ustedes toda la información de su extensa discografía.

Hoy Arturo es un músico excepcional, original, libre, a la vez sencillo pero al mismo tiempo lleno de matices indescifrables para los profanos. Un compositor respetado y deseado por los mejores artista y un concertista que si en vez de vivir en El Rompido viviera en Nueva York... pero esa es otra historia...

Porque Arturo es único e irrepetible. Necesita oler la brisa marina rompiera cada mañana y que le de el viento de poniente en las velas de su alma para navegar a gusto. Sigue siendo el marinero de su padre en el viejo cascarón de madera donde tantos días salimos a pescar la corvina. Lleva el olor a estopa y brea, a gasoil y salitre impregnado en sus recuerdos. Sol y Sal. Viento y Mar. Música y Poesía. Piano y Voz.

Hay artistas que están tocados por una varita mágica y que son reconocidos por eso. 

La diferencia está en que Arturo es el que toca la varita mágica como y cuando a él le da la real gana.

Y así será.