Casos Clínicos

Mi foto
Sevilla, Huelva, El Rompido, Andaluz.
Licenciado en Medicina y Cirugía. Frustrado Alquimista. Problable Metafísico. El que mejor canta los fandangos muy malamente del mudo. Ronco a compás de Martinete.

Pigalle


Mi primo Arturo es único. Artista de Artistas. Inimitable e inigualable.
Los que hemos tenido y tenemos la suerte de convivir con él, de disfrutar de su presencia nunca aburrida, de su imaginación transgresora, de escucharlo cantar como y cuando a él le da la gana... somos unos auténticos privilegiados.

Arturo es la música, es la voz quebrada y melodiosa, flamenco en su quejío y blues-man en su llanto. Es oración de Cristos y Virgenes por sevillanas y canción por bulerías gitanas, es balada triste de pianola, tango arrabalero, vals iluminado por faroles en callejones olvidados, cantineros de Cuba bebiendo aguardiente para olvidar, coplas de toda nuestra vida en el prodigio de sus dedos fundidos con las teclas sonoras de su inseparable piano.

Y Arturo es poesía. Escrito en su velero están las letras mas bonitas de amor a Sevilla, a Huelva, a El Rompido... Con el veneno de su piel le dice a otros poetas que se vengan al Sur a escuchar una canción de amor en primavera. Con su inspiración sigue mandando rosas rojas a nuestras almas, para que compartamos en silencio el deseo de vivir...

Arturo, eres como eres, y por eso te queremos.

Las Almas de Fuego.



Desde que tengo uso de razón he convivido con “armas de fuego” en mi casa. Escopetas de todos los calibres y rifles varios forman parte de mi paisaje domestico tan igual como una lámpara, una cortina o un cuadro.

Las escopetas estaban presentes en mi casa como presente estaba el reloj de pared en medio del pasillo, el espejo grande de la puerta principal o las copas de plata en el salón.

En la mesilla de noche de mi padre siempre supe que dormían dos pequeñas pistolas con sus fundas de cuero brillante: Una Astra plateada, de 9 mm y una preciosa FN Browning, creo que del 20, con sus peines vacíos de munición, que eran una tentación montarlos y desmontarlos. Las balas rodaban por el cajón y se mezclaban con llaves sueltas, con relojes parados y con novelas de Silver Kane. A veces yo sacaba las pistolas de las fundas y las sopesaba en mis manos y me miraba al espejo con el arma en la mano como si fuera un agente secreto.

Jose María mi hermano y yo jugábamos a los combois con un rifle Winchester 1892 corto autentico, -el que sacaba John Wayne en las películas del oeste- que pesaba mas que nosotros mismos pero que manejábamos con soltura y recargábamos a velocidad de vértigo abriendo y cerrando el guardagatillos.

Desde muy niño empecé a pegar tiros en el campo con una escopetilla del 12 milímetros (no tuve nunca escopeta de plomillos) con la que tiraba a las terreras y a los conejos. Aprendí a tirar y a amar las escopetas, siendo “perro” cobrador de mi padre durante muchos años y no creo que nadie haya disfrutado tanto como yo en esos amaneceres y atardeceres en libertad, viendo el milagro de los tiros certeros e imposibles y de los pájaros (zorzales, tórtolas, palomas…) cayendo desde las nubes dando vueltas hasta pegar un sonoro pelotazo alrededor del puesto.

 El aroma del campo impregnado de olor a pólvora lo llevo en mis entrañas. El tronar de los tiros llegó a suponer un sonido familiar para mis oídos (hoy sordos, por supuesto). Recoger lo cobrado en la cacería, casi sin luz, era una obligación ineludible. La vuelta a casa adormilado después de estar corriendo toda la tarde detrás de los zorzales alicortados era una bendición de Dios.

Con el tiempo el que disparaba con mas o menos suerte fui yo. Primero con el calibre 20 y luego con el 12. Nunca he usado –como es lógico- una arma de fuego para algo distinto de la cacería o del Tiro de Pichón. No niego que cuando me he quedado a dormir solo en el campo o en la playa no haya puesto la escopeta a la cabecera de la cama con los cartuchos a mano, pero creo que ha sido por mis miedos y para darme un valor ficticio, que por tener la intención de defenderme con ella.

He recargado miles de cartuchos, he limpiado cientos de veces las escopetas junto a mi padre, para después guardarlas ceremoniosamente en sus fundas y dejarlas reposando en sus armeros. De hecho mis escopetas duermen desde hace años el sueño plácido de la paz silenciosa en sus fundas sin ser molestadas.

Las normas imprescindibles y obligadas, desde que tengo consciencia de manejar armas son:

  • -       Nunca jamás apuntar a nadie con un arma, aunque este abierta o descargada.
  • -  Antes de guardarla, mirar bien que estén descargadas. Lo primero al sacarlas de la funda, abrir las armas y comprobar que están descargadas.
  • -       Las armas las carga el diablo.


Esa frase le he oído miles de veces: “las armas las carga el diablo”… y me consta que es absolutamente cierto, pero con una pequeña modificación. Me explico:

Tengo claro que cuando escucho o leo alguna noticia de asesinatos de ajustes de cuentas, de violencias sexuales o de crímenes realizados con armas de fuego, me acuerdo de esa frase… “las escopetas las carga el diablo…”

Siempre hay alguna persona que opina: “si no hubiera tenido una escopeta en casa….”, como si la culpa del crimen fuera de la escopeta, del rifle o de la pistola… Entonces contesto siempre lo mismo: “Las almas las carga el diablo… el hombre carga las armas…”

Cuando una persona esta llena de odio, de celos, de codicia, de avaricia… el diablo se aprovecha y le carga el alma con munición destructora e instinto asesino: El “alma cargada” es la que empuña la escopeta o la pistola y la carga con munición y con intención… el “alma cargada”  es la que abre el cajón de la cocina y convierte el inocente cuchillo de pelar patatas en un arma mortífera y desangradora… un “alma cargada” convierte un simple cordón de zapatos en un arma asesina.

Han sido “las almas de fuego”, las “almas cargadas” por el diablo, las causantes de tantas y tantas muertes, de tantas guerras, de atentados terroristas, de genocidios, de crímenes contra la Humanidad…

Mantengamos nuestras almas descargadas durante toda nuestra vida.

Ojalá…




No me creo na...

.               Mi hermana Lourdes escribe:

LA LUNA LUNERA DA MUCHAS VUELTAS ALREDEDOR DE ÉSTE PLANETA TAN EMBUSTERO.-
.                Desde siempre a la humanidad se nos ha sometido a los más diversos y estrambóticos engaños. No puedo describir tantos y tantos desde que el hombre medio pensaba hasta ahora por dos motivos, por falta de conocimientos, documentación y hoy en particular por falta de ganas.
.                Me vengo hasta el sigo veinte y lo que llevamos de veintiuno.
.                Realmente en éstos ciento doce años, es cuando se han desarrollado los conocimientos que llevaban gestándose desde tiempos inmemoriales.
.                A principios del siglo pasado, a la mujer le dio por fin por protestar contra todas las injusticias y desigualdades que venía aguantando desde la época en que se quedaba barriendo con una mata de jara la cueva que le servía de vivienda mientras el macho cazaba para comer.
.                Pero las pobres sufragistas tuvieron muy poca repercusión hasta pasados unos buenos pocos de años.
.                Las ciencias y mediciones exactas ya se hacían antes de Cristo, de ahí todavía conocemos procedimientos asombrosos, las pirámides creo que guardan secretos que yo no me atrevería a rebuscar.
.                La cultura griega es la madre de muchas obras de arte, filosofía, y amparo de los hombres ante los dioses del olimpo, todo un legado maravilloso.
.                Los romanos nos dejaron tanto, que creo que es el principio de lo que verdaderamente se llamó civilización. Arquitectura, urbanismo, leyes, política, espectáculos -al gladiador lo salvamos casi siempre, aunque como dijo el gran Paco Gandía "La próxima vez debuta con picadores"-, canalizaciones y obras hidráulicas, modo de vida y la película BEN-HUR.
.                En la baja edad media todo o casi todo estaba en manos de la iglesia y de algún poderoso con derecho de pernada, los demás a mal vivir.
.                En el siglo de oro, empezamos a ver la luz, las luces. Incontables conocimientos y obras de todas las artes nos iluminan hoy en día desde entonces.
.                El descubrimiento de la electricidad, que no fue un descubrimiento, la luz estaba ahí, fue un hallazgo, como casi todo, el don maravilloso de algunos medicamentos, los antibióticos, los grandes sanadores de la humanidad, la aspirinita con leche, otro, la cirugía con anestesia adecuada, porque lo que es el operar, cortar, arrancar y punzar, ya se hacía desde muy antiguo, pero a base de cuatro o cinco agarrando al paciente, o bien, palo en la cabeza y palante.
.                Y en éste siglo de avances rápidos y espectaculares, con dos guerras mundiales de por medio y una en nuestra tierra, hemos llegado a un punto en el que...: Tenemos conocimientos y cultura, historia, archivos con legados maravillosos, medicina que nos salva mucho, medios de comunicación que nos informan más....y ahí es donde después de todo éste rollo, quería yo llegar.


.                Los medios de comunicación son hoy en día los reyes del mambo.
.                Empecemos porque hay una serie de compañías dedicadas a "la inteligencia", que yo creo que son más torpes que un ladrillo. Las hay en todos los países medio civilizados, y entre los inteligentes éstos, se forman unos cacaos de intereses y poder, de guerras frías y calientes, de espías vestidos de lagarterana, que nos tienen a los tontos más liados todavía.
.                La Banca, la política y los inteligentes, manejan mucho, pero a los que más manejan es a los medios de comunicación, por lo tanto a nosotros.
.                Son como grandes cerebros y ojos que lo ven todo (si me leen, un saludo), se enteran de todos nuestros datos, penas alegrías, necesidades y apetencias. Nos manejan a su antojo.
.                Si quieren que consumamos más un medicamento se sacan de la manga una gripe muy rara que se cura con unas pastillas que están almacenadas por millones en una gran nave industrial de, bueno, de donde sea…
.                Si hay cosecha excesiva de un cereal, se inventan que es bueno contra el dolor de juanetes previos a los días de tormenta.
.                Si no quieren que comamos muchos pollos nos dicen que nos pueden pegar su resfriado…
.                Si las vacas se vuelven locas, tampoco podemos porque caemos en el peligro de enloquecer como ellas.
.                Dijeron que en Irak había bombas atómicas, niños y muchos inocentes murieron por NADA.
.                La invasión de no se qué país que casualmente tiene petróleo, porque si lo que se diera en el suelo de allí fuera el espárrago triguero, no pasaba nada… y mira que están ricos..
.                Con las tramas de políticos corruptos, nos enseñan solo la puntita (de la trama), porque se están retando unos a otros y entre todos nos llevan por dónde quieren, de lo que vemos a lo que de verdad hay, va como de aquí a la luna lunera.
.                Muchas muertes sospechosas y conocidas mundialmente que se me vienen a la cabeza, sostenidas en una base de mentiras y crueldad.
.                En fin, que los inteligentes de turno nos tienen atontaos... hay que saberlo y tenerles respeto, que no hay nada peor que unos listos con mala leche.
.                Pero ni los tontos somos tan tontos, ni los listos son tan listos... siempre ha sido así..

.                

Anda que los de las cavernas no serían embusteros, que si ésta es mi mujer desde siempre y no la tuya, garrotazo y además de a la hembra me llevo el jabalí que has cazado tu pa comer yo, y tan frescos..
.                Los griegos con todo su legado, se sacaban dioses hasta de la túnica…
.                Los romanos con su sabiduría eran mentirosos hasta decir basta, todo el tiempo organizando guerras sin conocimiento y sin sentido, a las que mandaban a los pobres desgraciados a luchar para que el emperador de turno pudiera seguir tirado en aquel sofá de un solo brazo comiendo uvas mientras una de sus muchas ninfas le tocaba el "arpa"..
.                En la edad media más lejana la iglesia, la inquisición y los señores feudales, se pasaron con los embustes cuarenta pueblos..
.                El siglo de oro fue maravilloso, pero algunos mentirosos se lo quedaban siempre, el oro…
.                Lo de la Conquista del nuevo mundo fue una gran verdad, pero Celso ya explicó un día magistralmente los tremendos embustes que dejamos para el recuerdo de los indígenas y sus descendientes..
.                Las guerras mundiales con sus atrocidades calladas y sus tremendas mentiras encubiertas..
.                La guerra civil, embustes de uno y otro lado...y seguimos con ellos, que si vamos a desenterrar muertos, que si el valle de los caídos… Ya pasó todo, pandilla de mentirosos que solo os mueve el poder y el relumbrar…
.                La carrera espacial, la modernidad, el conocimiento, el estado del bienestar....y el EURO..!! Toma Ya!!...

.                
Total, que un planeta más embustero que éste, no creo que lo encuentren en ninguna otra galaxia.
.                Y ahora para colmo nos tenemos que creer todos los días lo que dicen desde Bruselas, y peor, lo que dice ésta señora que tiene el pelado más feo de la historia de la humanidad y que se llama Angela Merkel..
.                Hoy el índice y los mercados están bien, mañana mal y pasado regular..
.                Yo también padezco del defecto del embuste, pero sin hacer daño a nadie y sin consecuencias...
.                y como a una embustera redomada le cuesta mucho trabajo seguir tragando, ahora me va a dar por no creerme ná, que ya estoy jarta con jota.
YO.-


Pepe Rivera.

A Pepe Rivera lo conocemos todos en mi casa desde niños. Siempre estaba con mi padre –eran compadres- y con tío Manolo, sobre todo cuando teníamos algo que celebrar y entre copita y copita,  aparecían de pronto “las guitarras a cubierta y Huelva, ¡te saludamos!” Entonces, en algún momento de la tarde o de la noche, se arrancaba Pepe a cantar fandangos y enmudecían los campos en varios kilómetros a la redonda porque su entonado vozarrón y su compás flamenco invadían los espacios y todo se convertía en Alosno, en Valverde, en Santa Elulalia, en Huelva…

Hombre de pocas palabras, pero autenticas; serio, pero con el mejor humor posible; educado a la antigua manera de los caballeros; cabal como los cabales; sobrio y con elegancia natural; señor como los señores. Un gran amigo de sus amigos. Un tío.

En realidad no se mucho de él. Sé que aprendió de Paco Toronjo. Se que no solo canta divinamente, sino que es un pedazo de artista en muchos aspectos. Es un gran pintor, en mi casa tengo dos cuadros pintados por Pepe que son dos oleos que valoro mucho. Perito experto y restaurador de obras de arte. Vive entre Jerez y Sevilla.

Aunque de verdad tuviera que definirlo de alguna manera lo primero y con mas verdad que se me viene a la cabeza es que Pepe es un Bohemio en el mejor y mas ilustre sentido de la palabra.

Casado con la artista y diseñadora Pilar Vera, tiene un hijo, Marcos, ahijado de mis padres.

A Pepe ahora lo veo poco, pero siempre con gran alegría y cariño autentico, pues lo sigo considerando de mi familia. No sé si leerá esto pero por si acaso: Pepe, un beso fuerte para todos vosotros. ¡A ver si nos vemos!

Pero a Pepe Rivera lo que hay que hacer es escucharlo cantar:




La partícula de Dios


Llevo un tiempo curioseando por Internet y por libros de física para intentar enterarme de por que los científicos y todos los medios de comunicación no paran de darnos noticias de cosas tan raras como son los resultados dispares y contradictorios obtenidos en el acelerador de partículas del CERN (Suiza), con objeto de demostrar la existencia de “el Bosón de Higgs” que a veces llaman “la partícula de Dios”. Me intereso mucho por este tema y quiero resumir lo que he llegado a comprender.

Como es lógico los investigadores físicos y matemáticos quieren llegar a la comprensión y demostración experimental (método científico) del inicio de nuestro Universo, no solo de “como” se origino el Universo actual en el que vivimos sino la pregunta que mas les interesa es “¿porqué?” se pone en marcha todo el mecanismo de “creación”, hasta llegar a ahora mismito que estoy tecleando estas reflexiones.

Resulta que suponen que en el origen -el Big Bang/Creación Divina- no solo se formaron partículas que se mueven próximas a la velocidad de la luz, obteniendo masa y energía -por lo tanto tiempo- y que se rigen por fuerzas gravitatorias, electromagnéticas, -que son las grandes fuerzas que organizan el cosmos- y fuerzas atómicas débil y fuerte –las que organizan los átomos- sino que deducen que existía un “terreno adecuado” un “campo de Higgs” formado por “partículas de Higgs” o “partícula de Dios” que son las que le otorgan a las otras partículas subatómicas, interactuando con ellas, la capacidad de “existir” como “masa” o como “no masa”. Me explico: Si los científicos creen que llegando al conocimiento completo de cómo se forma un solo átomo partiendo de la “nada”, en realidad descubrirán como se originó el Universo que hoy conocemos sin que haga falta la existencia de Dios, según dice S. Hawking, que es muy listo el.

Pensemos en cualquier cosa: un ladrillo, un vaso, el agua, el aire, el fuego, el humo, un perro, una rama, un mineral, la sangre, la gasolina, un político corrupto, etc. Todos están formados por lo mismo, por átomos. Cada célula de nuestro cuerpo esta formada por proteínas, hidratos de carbono y grasas; estos a su vez están formados por elementos químicos: azucares, fosfolípidos, aminoácidos; estos a su vez están constituidos por moléculas de compuestos químicos de carbono, hidrogeno, oxigeno y nitrógeno; estos a su vez están compuestos por átomos de elementos simples, los de la tabla periódica, átomos de oxigeno, de hidrógeno, de nitrógeno…

Pero los átomos, están formados por otras partículas llamadas “subatómicas”:  electrones, protones y neutrones; a su vez los protones y neutrones están compuestos por quarks y otras decenas de partículas subatómicas mas raras: leptones, gluones, piones, etc.  

Los científicos han dividido a estas partículas elementales en dos clases:

-   1.los “fermiones” que son los que se pueden demostrar que existen porque tiene “masa” medible: los electrones (leptones), con energía nuclear electrodebil  y los quarks, con energía nuclear fuerte.
-      2. Los “bosones” son “particulas virtuales” portadoras de energía, pero no necesariamente de masa. Habría bosones W y Z que transmiten las fuerzas de interacción débiles (entre electrones), “gluones” que transmiten la fuerza de interacción fuerte (entre quarks), “fotones” que transmiten la fuerza electromagnética y supuestamente “gravitones” que trasmiten la fuerza de la gravedad.

La cosa se complica más porque cuando todas las partículas elementales se mueven en el vacío absoluto, -incluso el conocido “fotón” que transporta la energía electromagnética (la luz)-, su movimiento, es decir su masa y su velocidad, se ven alterados por un supuesto campo (campo de Higss) de partículas (particulas de Higss) que están por todas partes, ocupando “todo” el espacio que hay entre electrones, protones, neutrones, quarks, etc, y son las causantes de que unas partículas elementales interaccionen con ellas y otras no.

He visto en Internet una explicación de esto último usando el ejemplo de una piscina llena de agua. El volumen de agua sería el equivalente del campo de Higgs y cada molécula de H2O sería un boson de Higgs. Un rayo de luz puede atravesar al agua sin alterarla, es decir un foton no interactua con los bosones de Higgs, por lo tanto un foton no tiene masa. Un afiladisimo alfiler de calibre infinitesimal casi no altera las moléculas de agua e interactua muy poco, sería una partícula con muy poca masa; pero un político corrupto se tiraría a la piscina en plancha y avanzaría lentamente chapoteando… sería una partícula con una masa enorme… un zoquete.

De hecho hasta hoy toda la física de partículas sigue siendo una hipótesis teórica puesto que se llega a un momento que no cuadran las cuentas de masa y energía: hace falta “encontrar” la partícula final que daría validez a todas las teorías científicas postuladas hasta ahora. ¿Hablamos del Bosón de Higgs?

Lo que no entiendo es por qué coño la llaman “la partícula de Dios”… ¡ni que Dios entendiera de estas paparruchas!

1973

No pudo empezar mejor el año. Vacaciones de Navidad con unas notas estupendas y vuelta al colegio Alfonso X El Sabio, pero ya como externo, un cambio como de la noche al día. El “pobre” de mi hermano Jose ocupaba mi lugar ahora como interno. Mi hermano me ha recordado que también influyó en la decisión de mi padre sus pésimas notas en ese primer trimestre… ¡a mi me vino de perlas! Además Jose María no se tomaba el encierro interno tan a la tremenda como yo; el lo asumía con mas normalidad.

¡Encima mi padre me regaló un Vespino! A mediados de enero fuimos a un concesionario de un amigo suyo allá por la estación de Cádiz y salí con un flamante Vespino nuevo color azul azafata; creo recordar que costó trece mil pesetas.

Con dieciséis años y un Vespino la vida me sonreía, tengo que reconocerlo que era un privilegiado. En teoría el uso principal debería ser para ir y venir al colegio. Alguno de mis compañeros de colegio tenían motos como la Junior, la Lobito, Puch Minicros, etc, pero en mi pandilla de Eduardo Dato y del Bar Las Lilas el Vespino tenía su importancia. Paco Blandino, mi querido amigo Paco (q.e.p.d) siempre tuvo Vespas viejas y sin papeles, pero ya digo que el Vespino fue el inicio de la fiebre que no entró a todos por las motos. Al poco tiempo en la pandilla casi todos teníamos motos para salir los fines de semana al centro y a Los Remedios.

Yo estaba entonces “enamorado” de una niña guapísima que estaba en la Sagrada Familia. M.N. fue mi primer amor de adolescencia. Una relación muy discontinua por las “peleas” casi diarias, porque era muy joven, aunque a sus catorce años ya tenía una personalidad muy definida, por sus padres, que lógicamente no me querían ni ver: un autentico majareta de dieciséis años, con cara de loco, montando en un Vespino a su hija… yo ahora los comprendo perfectamente…

El Vespino me lo robaron a los pocos meses, en la Feria de Sevilla. Lo aparqué al final de la calle Asunción y lo deje allí un par de días tan solo amarrado con una mierda de candado de esos finitos que se usaban antes… todavía cada vez que lo pienso me entra remordimiento por haber sido tan poco cuidadoso con aquel Vespino que mi padre me regaló con tanto cariño. Mi padre se enfadó conmigo con toda la razón del mundo. Nunca más me compró una moto. Todavía guardo un pedal de aquel mítico Vespino celeste y a veces lo toco y recuerdo aquellos meses…

Llegó el verano del 73. Todo aprobado con media de notables. A El Rompido casi tres meses, con diecisiete años recién cumplidos…¡ todo un hombrecito! Ese verano lo recuerdo como uno de los mejores. Ya teníamos varios amigos en la pandilla con carnet de conducir. Después de estar todo el día navegando y tirados a la bartola en la playa, por las noches nos íbamos a una discoteca en la entrada de Punta Umbría, El Saigón, a tomar cubatas y bailar hasta que nos diera la gana. Yo no dormía en mi casa. Mis amigos “los catalanes” tenían un apartamento grande donde dormían todos los hijos de mi edad y yo me agencié una cama para todo el verano. Compartía cuarto con Antonio Alvarez, que hoy es el marido de mi prima Delia. Nos quedábamos dormidos escuchando la música de la radio portuguesa… una verdadera delicia. En ese apartamento pasamos muchos de los mejores ratos de nuestra juventud, noches enteras jugando al poker con garbanzos, , las siestas reparadoras escuchando música buenisima, organizando fiestas “privadas”, etc.

Yo seguía “enamorado” de M.N. y le escribía cartas de amor al campo donde estaba con sus padres o a Chipiona donde pasaba parte del verano con unos tios suyos. Como tenía ganas de verla conseguí que mis amigos Mundi (Raimundo) y Jose Blanco que veraneaban en Chipiona me invitaran a su casa. Les dije a mis padres que me iba en autobús, pero me fui en autoestop. Salí al mediodía del Rompido montandome con un loco que me cogió en un Mehari que parecía que iba de raly y no me salí del coche de milagro dos o tres veces… En Sevilla tuve un parón de un par de horas… al final y después de varios transbordos llegué a Chipiona ya por la noche. Era la primera vez en mi vida que salía de mi Rompido en verano, no conocía otras playas de veraneo. Chipiona me pareció un sitio espectacular lleno de gentes y de bares y de luces y de cines y de coches de caballos y de pisos altos ¡hasta con ascensores!... yo estaba sorprendido.

Esa noche salimos todos los amigos y yo salí con M.N. que tampoco es que estuviera loca por verme… pero bueno al final creo que se alegró de que fuera a verla.

Pero mi sorpresa mayúscula, que todavía no he olvidado, ocurrió a la mañana siguiente. Una mañana luminosa y esplendida, la una de la tarde, nos ponemos el bañador y me dicen: nos vamos a la playa… Empezamos a andar una calle abajo y al final veo el mar azul y amigo. Nos vamos acercando al final de la calle y de pronto que quedo absolutamente acojonado e impactado: ¡no me lo podía creer!

Una multitud de personas abarrotados unos contra otros, miles de sombrillas y toallas y sillas y cuerpos tendidos en la arena unos encimas de otros… Desde donde yo estaba, antes de bajar la escalera a la playa, no se veía un metro de arena, no se distinguía la orilla, era un alfombra humana tan densa y agobiante que me quedé paralizado y sin saber que decir… mis amigo seguían andando como si aquello fuera lo mas normal del mundo… y yo estaba impactado y acojonado… me entró una sensación terrorífica de claustrofobia al pensar que tenía que bajar y perderme entre aquella bulla ruidosa y agobiante.

Yo creo que se dieron cuenta de mi “paralisis”, porque vinieron a buscarme y me obligaron a bajar y a sortear cuerpos y sombrillas y toallas hasta llegar a un trozo de arena de unos tres metros cuadrados donde nos pudimos sentar. No se podía andar por la orilla, y lo curioso es que no se veía ni un solo barco… la gente se metía en el agua de charla, como el que esta en la barra de un bar…  Les pregunte que si podíamos ir a un sitio mas tranquilo a darnos un baño en pelota y saltar con las olas… me miraron como a un extraterrestre, y me callé la boca.

Quizá ese día empecé a valorar lo que El Rompido significaba para mi. En ese tiempo era una playa desconocida para casi todo el mundo. No había casi bares, ni cines, ni discotecas… pero allí, en ese rincón perdido de Huelva, estábamos mis primos y mis amigos… cuatro locos que no cambiábamos ese fango, esos mosquitos, esa ría, esas dunas, esos vientos, esas corrientes subiendo y bajando, esa “otra banda” con sus interminables playas vírgenes de arena blanca, solitarias y poéticas, con días luminosos y transparentes y noches de luna nueva oscuras como boca de lobo y de luna llena luminosas y brillantes… salitre, barro negro, chillidos de gaviotas, el rumor de las olas, el ronroneo de los motores de los pesqueros en el silencio de la noche…

A los pocos días me entró la morriña y me volví en autobús a El Rompido. Cuando le conté a mis amigos lo de la playa de Chipiona no se lo creyeron. Lógico.

Continaré…

1972


Ese año, mi último año en el Colegio Portaceli, me suspendieron en junio sexto curso casi completo. Además fue el año que tuve el tropiezo con el tontaina del profesor de Literatura que me intentó pegar por copiar en un examen y yo no me dejé… total, todo cateado y recomendación para que me cambiara de colegio el año próximo.
Mi madre, muy lógicamente, quería que yo me quedara todo el verano en Sevilla estudiando en una Academia para intentar aprobar el mayor número de asignaturas en septiembre. Cuando mi padre se enteró de esos planes maternos dijo que nanai de la china y resolvió que yo me iba a El Rompido inmediatamente con toda la familia y que a la vuelta en septiembre me pondría interno en el colegio Alfonso X El Sabio.
Mi padre en verano se lo pasaba en grande cuando se quedaba solo en Sevilla - bueno, el se lo pasaba en grande siempre- pero ese mes de julio de “Rodríguez” debía ser algo especial en la Sevilla de aquellos años… además mi padre iba y volvía de Sevilla a El Rompido como y cuando le daba la gana, y no quería tener “la carga” de esperar que yo terminara la academia tanto para la ida como para la vuelta.
Total, que veraneo “gratis” hasta septiembre, por supuesto sin mirar un libro a pesar de los vanos intentos diarios de mi madre que no se resignaba a que me fuera “de rositas”. Sigue siendo hoy día igual de buenísima y de sensata que entonces.
Aquel verano en que cumplí el 1 de julio los 16 años fue especialmente bueno. En la pandilla teníamos varios barcos: un viejos bote con vela latina y un motor de gasoil que hacía mas ruido que otra cosa, una lancha para esquiar, un hobicat para los días de viento fuerte, los barcos de pesca de nuestros padres… todo el día en el agua y en la otra banda (la barra de enfrente de la ría), las tardes larguísimas en las playas solitarias, los ligues, las fiestas de picú y baile agarrados sin codos… por las noches, como algunos ya tenían coche íbamos al cine a Cartaya y hasta fuimos a Punta Umbría a discotecas… ¡una pasada!

Pero casi sin darme cuenta llegó septiembre y un buen día mi padre me dijo: mañana domingo te vienes a Sevilla conmigo que te dejo en el colegio. Yo fui como el cordero que va al matadero o el pavo de navidad escuchando villancicos: entregaito y muy mosquedado, pero sin decir esta boca es mía.
Pasamos por mi casa de Eduardo Dato a hacer una pequeña maleta y por la tarde me llevó al internado.
En menos de horas 24 pasé de la libertad absoluta de la naturaleza virgen de la playa todo el día al aire libre, a estar encerrado en una “prisión” de altos muros, de cancelas de hierro, de disciplina férrea, de “cuidadores” amenazantes que no te dejaban hablar, de la soledad que nunca había sentido, de la tristeza del alma, de acordarme y echar de menos a mi familia y a mis padres… de la inquietud constante por que llegara el fin de semana para salir de aquel encierro.
Los primeros días fueron los peores, pero ahora, después de tantos años, me doy cuenta que tampoco fue para tanto, la verdad yo es que era todavía un “niño” y no sabía estar solo… aunque no estaba solo. Mi hermano Jose María había sido arrastrado desde Portaceli y estaba en cuarto de bachillerato, externo por supuesto. Mi primo Manuel Diego estaba en quinto, interno como yo. En mi curso había varios antiguos alumnos de Portaceli. Me alegré mucho de ver a Enrique Cantos, también interno y gran amigo desde pequeño (y compañero de Los Montañeros de Santa María de Portaceli…); Mimi Torres (q.e.p.d) y otros internos que no recuerdo sus nombres.
El Jefe Máximo, el Director del colegio era don José Mongue apodado “El Manco”. El apodo estaba muy bien puesto, el hombre era manco del izquierdo, creo recordar. No sonreía jamás. Hablaba poco pero muy clarito. Daba unas leches monumentales y acojonaba con su sola presencia. Su deporte favorito era castigar a los internos a no salir los fines de semana. Yo le tenía pánico.
El primer día de clase ya expulsaron del colegio a uno de mis compañeros de clase (FLdC) por hablarle a un educador de forma ineducada. Las aulas tenían unos altavoces y por ellos se escuchaba la siniestra voz del Manco amenzando con grandes castigos al que no cumpliera las normas de conducta, pero sobre todo a los internos.
La peor hora era cuando por la tarde terminaban las clases y se marchaban los alumnos externos y empezaba “el estudio”… dos horas en silencio absoluto, encerrados bajo la vigilancia de un “cuidador”, el más famoso por su rigidez era “Nubeblanca” llamado así por una mancha blanca que tenía en un ojo y que cubría siempre con gafas de sol.
Desde el comedor que estaba en la planta alta se veían las azoteas de los edificios de Eduardo Dato, de mi casa…
Yo procuraba no meter la pata en nada, no hablar con nadie, hacer bien los exámenes semanales, pues si no te castigaban si salir el fin de semana. Cuando llegó el primer viernes me pareció mentira. Salí con mi hermano Jose y con mi primo Diego y no me cría que estaba de nuevo “en libertad”… todavía recuerdo el camino desde el colegio hasta casa cruzando entonces por el descampado que hoy es La Huerta de La Salud, La Enramadilla, donde compramos en un quiosco unos tirachinas de gomillas blancas para matar gorriones, La Pirotecnia… y mi casa.
El fin de semana se hacía cortísimo y el domingo por la noche me entraban las siete cosas de tener que volver al internado. Los días se hacían cada vez mas cortos y las semanas mas largas. Yo estudiaba y sacaba unas notas magnificas, pero tenía el handicap de mis “compañeros” que no eran los mas serios que digamos… sobre todo Enrique Cantos que no paraba de hablar y de crear situaciones “delicadas”: me convencía para escaparnos a fumar a los lavabos, me contaba chistes en los estudios, etc, etc. Sigue siendo uno de mis mejores amigos.
Me sorprendía ver a mi primo Manuel Diego en los estudios que no levantaba la cabeza del libro ni un instante… ¡que manera de estudiar! Se lo dije un día que vaya tela como estudiaba con tanto interés y empezó a reirse y me enseñó un montón de novelas del oeste… se las ponía en las piernas y se leía una cada día.
La verdad era que teníamos unos magnificos profesores, recuerdo sobre todo a don Tomás Aspiazu, que nos enseño Filosofía, a Huget Pretel, dibujo y al profesor de Física, que no recuerdo su nombre. Yo me apunté a clases de Judo con Antonio Bendala, y me daba unas buenas palizas de entrenar que me venían estupendamente.
Pasaban las semanas y yo cada vez con mas ganas de salir de allí como fuera. Empecé a convencer a mi padre (yo sabía como hacerlo) que no era necesario que estuviera interno, que estaba estudiando mucho, que las notas eran buenas, que yo quería dormir en casa, etc, etc.
Mi padre me dijo que si sacaba unas notas muy buenas en Navidad que se lo pensaría. La verdad era que mi padre no miraba nunca las notas, era mi madre la que las miraba y las firmaba. Bueno pues al fín llegó la Navidad y yo por supuesto con unas notas cojonudas de notables y sobresalientes.

Lo que yo no sabía era que mi padre tenía pagado el año entero por adelantado, y para sacarme a mi de interno, metió a mi hermano Jose, que como era (y es) tan BUENO, se conformó tan tranquilo y allí que se quedó interno hasta el verano…

Continuaré…

Cabreados.


Yo me había juramentado a mi mismo no escribir de los “honrados gobernantes” y mantenerme al margen de “la política” porque no creo que sea imparcial en mis argumentos. Y no soy imparcial porque tiendo a estar en contra de los que tienen la sartén del poder cogida por el “mango” (nunca mejor dicho…), sobre todo de los que ya llevan un buen rato en el poder, llamémosle Gobierno de España, Diputados del partido ganador o de la oposición, Senadores, etc, etc.

Pero estas noticias que están apareciendo en los últimos días en todos los medios de comunicación me han sacado de quicio y me han reverberado las meninges.

Y no me refiero a que el señor Rajoy haya incumplido por la mismisima cara su promesa electoral de no tocar el IRPF y el IVA. Eso lo sabía hasta el que asó la manteca. Las promesas electorales están para ser incumplidas todas y cada una de ellas en orden directamente proporcional a su importancia y a su gravedad para las arcas del pagano. Las mas gravosas se incumplen al principio de los mandatos, como es lógico, para que se vayan olvidando y el personal se acostumbre a la estafa…

Lo que me parece mucho mas aberrante y de verdadera importancia para el futuro de España es lo que ha sucedido en estos últimos años y ahora poco a poco va siendo sacado a la luz y taquigrafós a medida que se van abriendo cajas y cajones, se van poniendo las cuentas en orden, se van cuadrando los balances… y se descubre el verdadero pastel…

El anterior Gobierno tenía maquilladas las cifras de deudas e impagos y España esta en bancarrota. Nos han dejado un país muy mal gestionado, asfixiado por las deudas, sin ingresos, sin empresas que sean capaces de resistir el fiasco de la burbuja inmobiliaria y caen una detrás de otra como castillos de naipes. Cinco millones, cinco de parados cabreados.

Las diecisiete autonomías cuestan un pastón acojonante a las arcas públicas. Hay duplicidad de gestiones, dobles o triple número de funcionarios de los que en realidad se precisan, un absentismo laboral preocupante, una falta de solidaridad laboral que raya en la dejadez y la desidia generalizada… las bajas laborales por motivos psicosomáticos son las mayores de Europa con gran diferencia.

La Seguridad Social, que se vende como el gran bastión del “Estado del Bienestar”, esta en déficit.  Las Pensiones, que yo personalmente creo que una de las mayores estafas que nos vende el susodicho “Estado del Bienestar” no se pueden asegurar mas allá de unos pocos años, digan lo que digan para tranquilizar al personal. La Educación se ha convertido en un disparate donde los alumnos imponen las reglas y amargan la vida a los maestros y profesores incapaces de tomar las riendas de sus clases por la falta de apoyo de los Ministerios correspondientes. ¿Estado del Bienestar?

Y los responsables de todo este desaguisado que provoca la ruina de tantas y tantas familias van a seguir cobrando una pasta gansa por no hacer nada durante unos cómodos años, hasta que se recoloquen donde sea a seguir mangando del Estado o de Empresas torticeras apegadas al Poder de turno.

Pero todo esto no es nada comparado con lo que esta pasando en nuestra bendita Andalucía. Comprendo que Chaves se haya pirado a Madrid cagando leches en cuanto ha visto lo que se le puede venir encima. Después de tantos años de gobierno socialista la Junta de Andalucía es un nido de golfos apandadores.  

Me da miedo imaginar – si cambia el gobierno de la Junta a manos del PP- las catastróficas cuentas que van a salir a la luz… bueno eso es un decir, papeles vamos a ver uno o ninguno… ya se están organizando mas fogatas que en la Fallas de Valencia.

Lo de Mercasevilla es tan solo una “pincelada al centro” de lo que nos podemos encontrar los andaluces. Lo de los EREs es solo la punta del iceberg mas grande que el que hundió al Titanic. Y no va a haber lanchas salvavidas para todos…

Se debe acabar el tiempo de los Golfos Redomados, de alcaldes perpetuos que se creen que el dinero es suyo y de sus pelotas. Golfos repartiendo subvenciones año tras año a diestro y siniestro, mejor dicho, solo a siniestro, en forma de PERes, y EREs, de facturas falsas, de “embajadas” de la Junta para colocar a funcionarios afines, de “tecnicos” de mojones dandose la vida padre viajando a costa del contribuyente… de gentuza acostumbrada trincar pasta por la misma cara.

Dineros que se han debido usar para ayudar a los más necesitados se lo han comido y bebido unos cuantos golfos sin escrúpulos.

Pero lo que me ha convencido que yo no estaba equivocado y que esto (La Junta de Andalucía) ha sido, y es, una estafa a todos los andaluces es la noticia de hoy del ABC: “Subvenciones de la Junta se desviaron para comprar cocaína à http://www.abc.es/20120109/espana/abci-chofer-reacciones-javier-guerrero-201201091700.html - .

El chofer del exdirector general de Empleo de la Junta de Andalucía, ya implicado en los ERE fraudulentos, dice que entre su jefe y él se gastaron parte de una ayuda de 900.000 euros (¡que barbaridad!) en comprar antigüedades, ropas, en fiestas, en copas y en comprar cocaína…

Supongo que esto tan grave, tan de república bananera sudamericana cutre, si se demuestra que es cierto, debe ser motivo de gran número de dimisiones, de procesos judiciales, de multas estratosféricas a los condenados, de cárceles acogedoras esperando que entren unos cuantos chorizos…

¿ Lo verán mis ojitos?

De momento por esta bonita región del sur de España no dimite persona alguna. Todos miran para otro lado y se hacen el longui. ¿ Nos merecemos esto los andaluces “normales”?

Desde aquí, desde este minúsculo Cuaderno de Casos Clínicos, me gustaría empezar una reforma de Andalucía.

Una Andalucía de Honrados Gobernantes, sin comillas, de andaluces honrados y capaces, que le demostremos entre todos al resto de España que no nos representan, ni los queremos tener de representantes a esta nube tóxica de chorizos mangantes y horteras, estos barbudos orondos comedores de crustáceos, estos chaqueteros ripiosos de calcetines blancos, estos malages que pierden el culo por viajar de balde a donde sea, esos procubanos y prochavistas de poca monta, que no saben ni hablar con educación, que no respetan ni los dineros públicos ni se respetan a sí mismos.

Fuera de nuestras vidas.

Fuera de Andalucía.

Adiós.